A pesar de mis alas
y de este silencio que fustiga;
de las calles y mi puerta,
de los aguaceros
en mis bolsillos y de este palpitar a voces,
a pesar de los inventos
y del arco iris en las pestañas;
de mi garganta
y del ir y venir de los reveses.

A pesar de todos los misterios,
existo.

*


De crepúsculos y diluvios padezco,
a veces
de mar;
y aquí estoy,
menguando en conjeturas.

*

Soy
un
puñado
de
aguaceros;
tal vez la incertidumbre en mi garganta,
el crepúsculo omitido.


*


La lluvia
es un rostro que confunde;
soy yo
y las pretensiones
de refugiarme en tus ruidos de agua.

*

Tendrás que deshojar sobre mi verso
porque soy quien silba cuando vuelas
quien hace de tus alas un girasol
y te bendice en cada espasmo.

*

Sobre una cuerda de seda,
esculpo
el metal corroído entre mis músculos.
Besar el polvo con mi abdomen es una incursión antigua,
la aproximación al recelo.

*


Existe un árbol con raíces de cristal,
aproximado a mis temores.
Un árbol para acicalarme las apariencias;
tal vez el olfato
y esas ramas inmediatas a mi rostro inconcluso.





(Estos fragmentos inéditos pertenecen al poemario Inconcluso, muypróximo a ser publicado)







José Emilio Fernández Cepero, Santo Domingo, Villa Clara, Cuba 1974
Reside desde 1997 en los EEUU. Tiene publicados En la hora de los Peces, 2015 y Los puentes de mi raza, 2017 ambos bajo el sello chileno Verbo(des)nudo. Su obra poética ha sido recogida en varias antologías y publicada en diversos medios literarios y de comunicación alrededor del mundo. Este año termina su maestría en Literatura y lengua española. Es miembro de “The Honor Society of Phi Kappa Phi” de los EEUU.

Share this Post