Aleisa Ribalta: Eres bibliotecario, algo que envidio tremendamente. ¿Sabes que algunos pensamos que eres un afortunado?

Daniel Busquets Corbera: Me gusta mi profesión, comencé a ejercerla a los 36 años. Fue un acierto personal. Tuve la suerte de trabajar en el lugar deseado, la Biblioteca de Catalunya y su servicio técnico de catalogación. Ha significado seguridad y estabilidad en un ambiente agradable, casi familiar. Soy afortunado por ello.

AR: ¿Te pasas el día rodeado de libros? ¿Cómo es tu día a día, trabajas de cara al público?

DBC: En cuanto a mi jornada laboral, se desarrolla lejos del público y de la sede gótica de la Biblioteca, de Catalunya, en otro edificio, a veinte minutos de camino. Transcurre ante el ordenador para catalogar recursos informáticos, validar libros electrónicos para nuestro repositorio digital, También procesamos fondos, libros procedentes del Depósito Legal o de donación o intercambio. O sea que me rodean todo tipo de libros. En un par de años, jubilación como funcionario y dedicación completa al oficio de escribir. 

AR: ¿Te consideras ante todo un poeta? Eso de ser un autor tardío me interesa, ¿cuándo fue que publicaste por vez primera? ¿Cuántas novelas te traes entre manos?

 DBC: Como sólo he publicado poesía, es lógico que me llamen poeta. Pero yo escribo desde joven tanto prosa como poesía en catalán. Me veo como un escritor. El primer libro de poesía lo publiqué con cincuenta y cinco años, la primera novela estará acabada diez años después. He redescubierto el placer de narrar, compatible con seguir escribiendo poesía. Doble faceta, poeta y novelista. Con pocos libros, los necesarios, de poca extensión. Decía Gracián que “lo malo, si poco, es poco malo”. Es la frase que completa a “lo breve, si bueno, dos veces bueno”.

AR: Tus libros tienen una edición muy cuidada, cuéntame quiénes los han editado, cómo se presentaron esas oportunidades y cómo fue la recepción.

DBC: He tenido suerte, fue fácil el trato con las editoriales, todas ellas independientes y formadas por poetas con buen gusto respecto al aspecto físico de sus libros. La común aventura con LaBreu Edicions, cumplirá diez años el próximo noviembre. Tantos escenarios, tantos libros y poetas. Sigo a su lado. La trama perfecta tuvo cierto impacto en poetas jóvenes y sorprendió en general. El Clímax ha sido también valorado y tuvo más reseñas. Un tercer poemario está en camino, podría publicarse en 2020. Han pasado cosas imprevistas, la quincena de ejemplares de El Clímax en bibliotecas públicas catalanas, inesperada alegría para un bibliotecario.

La versión en castellano de La trama perfecta de Ómicron no tuvo ninguna oportunidad. Quebró su distribuidora L’Arc de Berà en el peor momento. El libro no salió de Cataluña y llegó a contadas librerías locales. Es edición tradicional, no digital, muy bien acabada. Mi experiencia con la editorial chilena Desbordes fue mejor, cuidada edición, versión e-book adicional, reseñas muy certeras. Me permitió viajar a otro ámbito literario muy estimulante. Chile es un buen sitio para seguir publicando allí traducciones.

AR: Para finalizar, en qué estado andan las posibles traducciones de tu obra.

DBC: La trama perfecta ya está traducida al inglés, por el poeta y cantautor británico Gabriel A. Moreno y yo mismo. Es muy reciente, quiero la opinión de amigos británicos o de Estados Unidos, antes de dar otros pasos. Por lo que atañe a mis proyectos en marcha, habrá, como de costumbre, traducción del catalán al castellano. Ha sido un placer charlar contigo, Aleisa. En mi última entrevista en un medio digital hablaba de un posible libro de cuentos o algún dietario. Comenté que una novela podía esperar. Y no lo ha hecho, ya está aquí, llegando a término. Agradezco la oportunidad de desmentirme.

Share this Post