ESTUDIANDO A MARTILLO Y CINCEL,
EL ORIGEN DEL UNIVERSO



El mazo se dejó caer
una, dos y muchas veces
hasta que la fuerza del brazo
descubrió el big-bang en una piedra estallido pre-glaciar.

Allí estaba el primer fósil ancestral,
la evolución del aire pétreo
decomisando al tiempo
la usurpación del ser.

Un epítope de pterodáctilo
deja sus alas de viento en la espina dorsal de la piedra
mientras el hijo de un volcán eruptivo
— vomitando aeropyrum pernix —
describe lentamente
como brillan los ojos de su aprendizaje.

Una estrella pequeñita del legendario ARP273,
habla por sus explosiones.

Despacito,
tan despacio como se puede,
aquel meteorito que hereda un conocimiento intemporal
sigue a un tren cósmico de gases celestes,
un cometa en el que hay que montarse,
el tren-bala ni siquiera concebido por un Tesla,
o un Riemann cuántico pluscuamperfecto.

A siglos-luz, la placenta despierta
juega con el gadget tecnológico
de la comunicación terrena y des-virtual

Allí se prende el alma que
ha de guiar la humanidad a caminos ignotos.
La biología molecular es una papa frita
al lado de lo que ven sus pupilas
pues a martillo y cincel
también se descubre el origen del universo.



De : «RESPONSOS»

ARJILOJOS DE PAROS (680-645 a.C)

AUTORRETRATO

En mi lanza llevo ensartados panes.
Por mi lanza escurre vino de Ismaros. Apoyado en mi lanza, de pie, en el alto, sano, sereno, impasible, como y bebo.

Y EL RESPONSO ES:

UNA FOTO
CASI TRES MIL AÑOS DESPUÉS


Me apoyo en las esperanzas bobas
los ruidos del silencio,
camino por la calle.
Miro de reojo a la cámara,
el lente señala mi sonrisa
y dispara un daguerrotipo anacrónico.

YZ,
Un norte,
el poniente intemporal…

Ayer no comí ni dormí
Otra vez
llevo menos de seis horas de sueño
en toda la semana
los ojos reventados de sangre y desvelo
Las únicas lanzas que tengo
son la desmemoria y la ceguera

El vino quedó prendado
en el color de tus labios
Me queda la poesía
del instante en que me miras.



ENCUENTROS CERCANOS CON EL TERCER TIPO

ESTE ERA UN TIPO
QUE UNA VEZ PERDIO EL CEREBRO EN UN BESO…


… Y luego duró buscándolo por el resto de sus días.

Nunca lo encontró,
Ni el beso, ni el cerebro,
Ni menos los labios que le hicieron perder la razón.

ESTE ERA OTRO TIPO

Helio, subió por la escalera el cilindro de gas, cuando llegó al piso 20, percibió el estruendo de su propia explosión.

Y UN TERCER TIPO (Algo dinosáurico)

Soñaba con amarla indefinidamente… inevitablemente.
Al despertar – por fin – la encontró a su lado.


TRES CUENTOS CORTOS, DEMASIADO CORTOS

– I –
TÚ TIENES LA CULPA …


Y …

-II-

ENTONCES QUÉ MI AMOR
¿AL FIN, SÍ TE ACOSTASTE CON MI HERMANO?


¡No!

– III –
AL FIN SOLOS

¡Paz!





Yuri Zambrano, director del Festival Mundial de Poesía (WFP). Gestor cultural, editor, poeta y traductor. Escribe novela, ensayo, teatro, cuento y relato breve. Como médico, investiga en neurociencia, redes neuronales y conciencia contemplativa. Finaliza su primer libro de poemas hacia 1986 titulado: El ballet de las palabras, antes de convertirse en humo. Incursiona en novela al año siguiente con Érase una vez un réquiem. Últimos libros: Landschaften (Poesía, 2015), La boda (Cuento, 2016), En Busca de la conciencia poética (Ensayo, 2016), Responsos (Poesía, 2017), El Telar de la Reina (Novela, 2018).

Share this Post