metamorfosis

Una mañana, 
hace unas cuantas vidas, 
me desperté y decidí ponerme a prueba.
Me dije:
serás mujer y hombre,
pez, insecto y pájaro,
montaña y grano de arena. 


Como quien disfruta leyendo el final de los cuentos
antes de comenzarlos,
primero fui grano de arena
perdido en la infinitud inexorable
reflejada en la permanencia de las cosas.
Fui también montaña
extraviada en el inconsciente de los mortales
y descansé tanto durante esas vidas
que tuve la tentación de ser,
cuanto antes, hombre o mujer.


Pero dejé que las cosas siguieran su curso
y fui insecto —multiplicidad 
reflejada en mi telúrica existencia.
Luego fui pez
debatiéndome entre el atávico 
ir y venir de los mares. 
Esa forma de vida me hizo albergar
deseos de alzarme
 y entonces fui pájaro,
desplegando mis alas con la cadencia del infinito. 


Fue cuando sentí tanta admiración
que en sueños entablaba conversaciones
con héroes que habían sido capaces de superar
prueba tras prueba hasta llegar a conquistar
el reino y la belleza.
 
También decidí hacer una pausa 
y durante alguna vida 
sencillamente no fui nada. 


Ahora soy hombre. Ahora soy mujer. 
No os extrañe si os confieso 
que he sido muchos hombres y muchas mujeres, 
y que de todas esas vidas conservo un recuerdo
más nítido que el alma de la palabra primera. 


No acabaría nunca si os contara quién fui.
Mujeres y hombres 
que habían sido granos de arena,
montañas, peces, insectos y pájaros 
y una infinidad de otras cosas y de otros seres.
Hombres y mujeres extraviadas dentro de unas vidas
que, la mayoría de las veces, no eran las suyas. 
Hombres y mujeres que sin embargo supieron ser ellas
y reconocerse a sí mismas cuando se llamaban 
Adán y Eva, Orfeo y Eurídice, Romeo y Julieta, 
Él y Ella, Tú y Yo.


arqueología

Las palabras
contienen todos los siglos.


Si escarbase un poco, 
debajo de una cualquiera
encontraría alas de dinosaurio.
Y con un poco de suerte,
alas de ángel
para sobrevolar todos los muros 
alzados por la historia.  
 


gris sobre verde

Pájaros inertes
me obstruyen el poema
que he venido a escribir
en el lugar de siempre.


El silencio 
se resiste a volverse espejo
dentro de mí,
padezco la identidad empobrecida 
de tanto yo. 


Desearía reírme de mí misma, 
no tomarme tan en serio,
dejar que acuda la luz 
para sellar las cicatrices 
que palpitan abiertas
en mis carnes.


Gris sobre verde
—una sensación de otoño rezagado,
un miedo aterrador 
que se me atraganta
mientras devoro los restos del deseo.


Es el color incierto 
de la muerte
disfrazada de búsqueda.


 
boca abajo
Leyendo a Chantal Maillard 

El miedo 
se me hace vientre
y paraliza mi danza.
El futuro
me mira con ojos vacíos
de estatua.
Me arrastro
dentro de la voz oscura
del grito
y en vez de palabras
articulo pájaros
ennegrecidos
como las almas 
de tantos muertos
sin nombre
y sin sentido.
Mi cuerpo
es un árbol
con hojas de plomo
vencido por el viento
del dolor lejano.
El sol ya no anida
en mis ramas. 
Soy la hija ilegítima 
de la vergüenza.


A pesar de todo 
hay veces que sueño 
sueños que florecen.
Pero yo no lo sé 
y duermo boca abajo. 
 


álamos infinitos

La lengua inscrita
en la corteza de los árboles
blancos e infinitos 
es la lengua que aprendí
antes de recordar 
todo aquello que me oscurece.


Es la lengua 
que hablo en sueños
y olvido de madrugada
cuando el miedo 
lucha por existir
de nuevo.


No se trata de bosques imaginarios
sino de álamos infinitos
que brotan a mi alrededor 
cada vez que consigo 
olvidar el mal. 


Me vuelvo gigantesca y alargada
y mi piel se hace 
corteza blanca.


El miedo
ahí 
nunca deja rastro.


Olvidarlo 
no significa que no esté presente,
que no merodee.


Olvidarlo 
sencillamente 
lo intensifica.


O quizás 
signifique viajar
a un lugar
de donde ya no volver.


Una nostalgia orgánica irrefrenable,
un acercarse al último umbral.


Una oportunidad 
de aniquilarlo, 
de poner fin
para poder comenzar 
de nuevo.



poema

Poema.

Luna negra.

Rasga el velo 
para que ilumine.

No digas nada
ahora.

Camina
hasta el punto preciso 
donde nace la voz 
que te lo dicta.

Un territorio inmenso,

un desierto estridente
en la punta más lejana 
de la memoria.

El dolor acude 
para devorar las palabras
antes de ser pronunciadas.


Poema.

Pez 
que se escapa
por las ranuras 
del tiempo. 

Blanco lejano.
Silencio necesario 
en este incierto existir.




(Poemas seleccionados por la autora del poemario INTERMITENCIAS)




CORINA OPROAE (Făgăraș, Rumania, 1973). Es licenciada en filologías inglesa e hispánica, tiene un máster en estudios literarios americanos y posee estudios de doctorado en traducción y adquisición de segundas lenguas. Reside en Cataluña desde 1998. Escribe poesía de manera intermitente. Comenzó a escribir en rumano, pero desde hace años, lo hace en español, la lengua que la acogió hace más de veinte años. Cuando no escribe, traduce. Del rumano, al catalán, otra lengua que la cautivó (Marin Sorescu, Ana Blandiana, Lucian Blaga, Pic Adrian, Dinu Flămând, Norman Manea). También del inglés (Mary Oliver) o al español (Gellu Naum). Comenzó a publicar cuando asumió que no había perdido una lengua, sino que había ganado otra. Mil y una muertes (La Garúa Poesía, 2016) es su primer libro de poemas. Lo siguió Intermitencias (Sabina Editorial, 2018). Temprana eternidad (Caza de Libros, Editores, Ibagué, 2019) es una antología personal publicada en Colombia que incluye, además de una selección de poemas ya publicados, poemas inéditos hasta la fecha. Entre el 2016 y 2018 colaboró con la artista plástica Judit Gil en el proyecto Intermitències. De esta colaboración surgió la exposición con el mismo nombre en el espacio cultural del arte y la palabra, Espai Betúl.lia, Badalona (mayo/julio 2019). Ha participado en diversas lecturas de poesía en Barcelona, Girona, Cadaqués, Madrid, Segovia, Praga, Iași, Cluj-Napoca, Bucarest, Bogotá. Algunos de sus poemas han sido traducidos al rumano, al checo, al serbio, al italiano, al inglés y al sueco.

Share this Post