(Crédito de la foto de la poeta: Teresa Wennberg)




en el centro de tu pupila


algo que alguna vez has hecho
has dicho
o has pensado
está teniendo sus consecuencias ahora

aquella rama de cerezo rota
un girasol arrancado
la lluvia que un día llegaste a maldecir
aquel deseo de hacer desaparecer
en un instante
los mares y las montañas
y llegar antes de tiempo ahí donde creías
que todavía bailaba el amor

incluso lo que no haces
no dices
o no piensas
está teniendo sus consecuencias

la flor que nunca riegas
la belleza del jardín que encuentras
donde esperabas ver tierra yerma
esa belleza que callas
los maizales caminos abiertos
que ahora ya no recuerdas

en el bosque
los árboles se derrumban
bajo el peso de la tormenta
y los pájaros prenden fuego al nido
con sus alas incandescentes
porque ya no sabes detenerte
para imaginar lluvia

en el mar
las ballenas flotan a la deriva
y tú ignoras que sus vientres
podrían haber dado a luz
aquel mundo más justo
que ya no ansías

bajo tierra
los topos han perdido el apetito
y sus presas se pudren
como los sueños que ya no persigues

no hablo de culpas

lo que intento decirte
es que es justo en el centro de tu pupila
donde se está quemando el Amazonas

(poema inédito)




Caída

Los árboles se lo piensan
antes de derrumbarse vencidos.
Cavilan, sienten, vigilan y se aseguran
de que los niños no estén revoloteando
a su alrededor,
de que los viajeros no estén envueltos
en su sombra,
de que ninguna esperanza quede truncada
por su caída implacable.

Ensayan el acto una y otra vez
en el viaje de cada hoja hacia la tierra
que todo lo abraza, que todo lo engulle.

Cuando llega el momento
se desploman como animales heridos
mientras el sol,
engendrador de vuelos incipientes
se sacude los rayos, cambia de color
y se torna ojo gigantesco
del pájaro solar que anida en el árbol.


(poema inédito)



los árboles llegaron tarde

Los árboles llegaron tarde.

Después de la muerte.
Después del amor.
Después de la palabra.

Llegaron todos de repente
como un vendaval de dicha
sobre la conciencia
y ya no se han ido
ni se irán jamás.

Lo sé por el crujir
de las hojas secas
al cerrar los ojos
como de huesos calcinados
bajo la luz invasora
del sol a mediodía.

Lo sé por el sabor
a raíces hondas y húmedas
que se me queda en la boca
cuando mi cuerpo
comienza el descenso
por los contornos livianos
de las sombras.

Lo sé por el viento
que amaina en mi estancia
y se me hace verso
que lleva a otro verso,

que lleva a otro verso.


(de Intermitencias, Sabina Editorial, Madrid, 2018)



15.

no es ni helecho ni zarzamora
la muerte

elijo la vida lenta
esta vez
el sosegado envejecer del árbol
que tengo delante
y que ahora me sostiene
el camino infinito
hacia el mar que vi por primera vez
aquellas montañas gigantes desplomadas
en un cambio de estado de inmensidad
y el lento sumergir de mi ser
en un coro antiguo de aguas
lágrimas
que se mezclan con la sal
y se vuelven plegarias
reminiscentes caricias de la diosa petrificada
dentro de mi primer sueño

elijo la vida lenta
esta vez
ignorar que el árbol siempre reverdece
soñar dentro de este mismo sueño
rezar en octosílabos que encierran el sentido último del mundo
y curan para siempre todas las heridas
olvidar a la madre
olvidar al padre
mas sin ser huérfana
sentirme hija madre diosa hermana hada bruja
más allá de la vida
más allá de la muerte
que no es ni helecho ni zarzamora
sino oscuridad y caverna
círculo y esfera
de nuevo y siempre
fulgor destello luz


(del libro inédito, Temprana eternidad)

Corina Oproae nació en Transilvania, Rumanía. Reside en Cataluña desde 1998. Escribe en español, traduce del rumano y del inglés al catalán y al español. Ha traducido autores como Marin Sorescu (premio Cavall Verd Rafel Jaume de Traducción Poética 2014) Lucian Blaga, Gellu Naum, Ana Blandiana (premio Jordi Domènech de Traducción de Poesía, 2015), Norman Manea, Dinu Flamand, Pic Adrian o Mary Oliver. Mil y una muertes (La Garúa Poesía, Barcelona, 2016) es su primer libro de poemas. Su segundo libro de poemas, Intermitencias, fue publicado por Sabina Editorial, Madrid, en 2018. En 2019 publicó una Antología personal en Colombia bajo el sello Caza de Libros / Ulrika Ediciones e incluye, además de una selección de poemas ya publicados, poemas inéditos hasta la fecha, del libro en preparación Temprana Eternidad. Algunos de sus poemas han sido traducidos al rumano, al checo, al serbio, al italiano, al inglés y al sueco.

Share this Post