22 de octubre

Y veía ayer desde la biblioteca al viento batir afuera; sensación de estar en los años. Ninguna duda. Cada día escribo menos. Me obsesiona El Proceso. Sobre todo ese capítulo de la primera citación, en domingo. ¡Qué cúmulo de imágenes y detalles!

23 de octubre

Ahondo en vocación y oficio, tengo casi el invierno arriba. Aguas. Escribo poemas lentamente, bien concentrados, ricos en palabras. Se me ocurren cosas leyendo pero las desecho. Prefiero versos q. broten de la observación. Diarios de Virginia Woolf. J. tomó pastillas contra su ansiedad y su pánico por primera vez.

24 de octubre

Noticias de muerte desde Cuba.

Día de regocijo: serenidad. Escribí para Susana un texto anhelado; ¿vuelta al tabaco? Esfúmanse claridades.

25 de octubre

Combino lecturas: Sebald, Aristóteles (Política), V. Woolf, Faulkner y Hamsun. De este último perseguí durante años, Misterios; qué chasco! No es ni la mitad de bueno comparado con Hambre o Bendición de la Tierra. Sebald, bien denso.

Aristóteles, aburridor. Siempre geniales Faulkner y Virginia. Siempre geniales la noche y el día. El día para pensar en el paso del tiempo. La noche para olvidar dicho paso.

26 de octubre

¡Cómo he visto en Vallejo cosas de Lope! “Quiero escribir…”; “Tanto mañana y nunca ser mañana”, etc.

2pm

Beckett me obliga a escribir.




(Estos textos son un fragmento de Ido a hurgar)




Rolando Jorge, poeta y ensayista, nació en 1955 en San Antonio de los Baños, Cuba, y reside en Estados Unidos desde 1999. Ha publicado, entre otros poemarios, Admoniciones (La Habana, 1990), El linchamiento de los caballos expósitos (Caracas, 1998), Toda la belleza del viaje (Miami, 2006), La cantante se va de gira(Miami 2010) y más recientemente Tercera persona (Poesía reunida).

Share this Post