Adelaida
En el agua, 
en el aire mojado,
el silencio está muerto. 
El silencio es la muerte abandonada
en el sueño del vacío. 
(El vacío sueña con una manada de abismos,
con cuerpos sin placeres 
vestidos de un frío asexuado).


Adelaida, 
la montada,
la poseída
de las voces de fuego,
de hierro, de sangre,
de tierras, de hojas de esmeralda,
de sol…
Un dios sol,
un sol dios
que apenas alcanza a ver 
el nido de luz en tus ojos.
Adelaida,
flor de tambor brotada 
sobre la orilla de lambí irisado, 
flor irisada y mojada.
Los talones suspendidos sobre tu cabeza
de un cielo embriagado 
de colores de Aida Wedo, 
dejando caer un brazalete de vapor árido
en la onda de tu cuna de agua.
Y ahora la onda tibia
la peinas con tus dedos de lianas
encima de la cabeza de Simbi Andezo,
enamorada del rocío.
Flor de tambor,
flor de lambí irisado,
flor comilona de colores,
flor mojada,
y el rocío cae sobre tus pétalos
con gotitas de voces
escotando una sinfonía
para regar los sueños de tus labios.


Adelaida
danza con tintas de carne,
placer de arcángeles y de hombre,
codicias, un viejo pecado absurdo.
Un sol rojo (el sol dormilón)
se infiltra en tu rama de sangre
mientras una luz cromática
abusa del sexo de la luna.
(El silencio muerto bebe su sollozo).
Las alas del viento de la noche,
tu cuenca de fogata crespo,
el fantasma de mis fantasías
sus piruetas en tu libido carmesí.
Los gritos gelatinosos de tu hibisco clitogénico
agrietando esferas de orgasmos.
Eres carnal…
carnal, pecado inventado.


Adelaida, 
la noche 
desnuda tus piernas. 
La noche llega con alas lentas
en país poema que excava el misterio
para enterrar verbos invertebrados.
La noche, 
fuga de los Zobop,
la muerte del silencio muerto.


Cric crac, 
los cuentos.
Cuéntame la historia
de este viento de oro y de sol
muerto sin poder ofrecerte 
el aroma de los dondiegos de noche.


(Traducido por Samuel Gregoire)


Adelayid 
Nan dlo, 
Nan van mouye, 
Silans lan mouri.
Silans lan se lanmó abandone
Nan rèv vid lan.
(Vid lan ap reve ak yon twoup ravin,
Ak kò san plezi 
Ki abiye ak yon fredi san sèks)


Adelayid, 
Cheval lwa, 
Fanm posede
Ak vwa dife yo, 
Fè, san
Tè, fèy koulè emrod,
Solèy…
Yon bondye solèy 
Yon solèy bondye 
Ki apènn rive wè
Nich limyè an nan zye’w.


Adelayid,
Flè tanbou pouse 
Sou rivaj lanbi koulè lakansyèl 
Flè lakansyèl byen mouye.
Talon yo pann sou tèt ou 
Nan yon syèl ki sou
Nan koulè Aida Wedo yo
Kap kite tonbe yon braslè vapè sèk
Nan lèzond sous dlo’w.
E kounye a son tyèd sa 
Ou penyen’l avèk dwèt lyann ou yo
Sou tèt Simbi Andezo, 
Menaj lawouze.
Flè tanbou, 
Flè lanbi koulè lakansyèl
Flè  kap manje ak vorasite tout koulè yo,
Flè mouye, 
E lawouze tonbe sou petal ou yo
Ak ti gout vwa
Kap  koud yon senfoni
Pou’l wouze rèv bouch ou. 


Adelayid 
Dans ak lank la chè, 
Plezi akanj ak lezòm, 
Konvwatiz, yon ansyen peche san sans.
Yon solèy wouj (solèy parese)
Filtre nan branch san ou
Pandan ke yon limyè ki plen ak koulè
Ap abize sèks lalin lan.
(silans mò an ap bwe dlo je li).
Anba zèl van lan nwit, 
Fant janm dife krepi ou,
Fantòm fantezi mwen yo,
Piwèt li yo nan dezi  wouji.
Kri jelatin nan flè kayenn klitoris ou 
Kap fann syèl ògas ou 
Ou se peche la chè…
La chè, peche envante.


Adelayid, 
Lan nwit
Janm ou yo toutouni.
Nwit lan rive ak zèl li kap bat tout dousman 
Nan peyi powèm kap fouye mistè
Pou antere vèb envètebre yo.
Lan Nwit, 
Zobop yo vole gagè
Lanmò silans Simityè an.


Krik krak, 
Istwa yo.
Rakontem istwa 
Van lò sa ak solèy sa 
Ki mouri san posibilite ofri ou 
Pafen flè belle-de-nuit yo




Samuel  Gregoire (Puerto Príncipe, Haití, 1983). Reside en Santo Domingo, República Dominicana desde el 2004. Estudió Ingeniería Financiera y tiene una formación en Francés como Lengua Extranjera, en Poesía experimental y en Derecho Humano en el ejercicio Periodístico. Trabajó en CDN la Radio como conductor de Diálogo en la Isla (R.D.). Es profesor de francés y coordinador de creatividad literaria. Ha publicado El amor ha muerto (Ángeles de Fierro, Santo Domingo, 2011) y Simulacros de Paraísos (Madrid, Amargord, 2018). Es traductor de obras literarias (Coup de Pilon,  de David Mandessi Diop, entre otras). Escribe en francés, creole y español. 

Share this Post