Por Goya Gutiérrez

“La tercera esposa (The Third wife)” 2018 –Película de la directora vietnamita Ashleigh Mayfair, ganadora del Premio a mejor película asiática en el Festival de Toronto del 2018, y Premio TVE – Otra mirada en el Festival de San Sebastián en 2018. Ópera Prima.

La película narra la historia de esa tercera esposa, una niña de 14 años en el contexto del Vietnam de finales del siglo XIX, que ha sido destinada a un terrateniente, padre que espera de ella además de su placer sexual, que conciba un hijo varón. Con la familia viven dos esposas más con sus respectivos hijos, el anciano patriarca, y un número indeterminado de criados y sobre todo criadas.

Al principio parece que asistamos a la iniciación en la adultez de esa tercera esposa, que se nos presenta en su candidez como el objeto de deseo del marido. Los primeros planos, la suavidad y pertinencia de las imágenes suplen a las palabras. La belleza inconmensurable de la naturaleza vietnamita en que está localizada la casa familiar y la finca nos ofrecen un festín para los sentidos, especialmente visual.

Enseguida nos damos cuenta de que entre las esposas aparentemente reina una inesperada armonía. La primera y la segunda esposa dan consejos a la primeriza que por otra parte en ese momento se convierte en la favorita. Y esos consejos se refieren a las costumbres y el modo de comportarse en su familia, pero incluso le aconsejan cómo puede sacar partido placentero de sus encuentros con el marido, pues May confiesa sentir dolor en sus relaciones, ese dolor que muestra el paño blanco, colgado a la vista de todos y todas, manchado de la primera sangre que demuestra su virginidad, pero también la consumación del acto en ese matrimonio.

El marido transita de habitación en habitación de las esposas, penetrando las sedas delicadas, bellas como sus atuendos y sus pieles tersas y al mismo tiempo frágiles. Él aparece como la figura del poder y el patriarcado que ha ocupado en detrimento del anciano patriarca. Este dice algunas palabras sabias mientras la primera esposa limpia su cuerpo ya maltrecho. En cambio, pocas palabras le oímos pronunciar al verdadero amo. Por otra parte, el universo femenino tanto de las esposas como de las hijas y criadas bulle como las crisálidas de los gusanos de seda con cuya vista nos deleita. Ellas son las verdaderas protagonistas. La naturaleza aparece imbricada con ese mundo femenino, el nacimiento de un carnero, que la primera esposa acaricia con nostalgia, madre ésta del único hijo ya en edad de casar. El sacrificio de un gallo o la muerte dolorosa para ellas de un equino.

Percibimos a May, la protagonista con su vientre abultado, su objetivo se ha cumplido. Pero la armonía que parece flotar en el ambiente entre familia y criados se va a precipitar, hay en la muerte de los animales que forman parte de ese microcosmos un pretendido simbolismo.

May reza para que su dios le conceda tener el hijo varón que la mantendrá en el puesto de favorita. De pronto, un día la primera esposa tiene un aborto, y May se siente culpable por sus rezos, la segunda esposa la consuela, hay en el ambiente tonos suaves de sensualidad, May la abraza, se le entrega, le confiesa que la ama, hay un momento de abandono por parte de las dos mujeres, pero la segunda esposa se aparta, recuerda que aquello está tajantemente prohibido en su mundo, no está bien, dice. A ese acontecimiento le siguen los latigazos por parte del amo a un criado que ha concebido un hijo fuera del matrimonio. También para ella hay castigo, con la cabeza rapada sale de las instalaciones de la finca.

La primera mujer manifiesta a su único hijo que ya tiene edad de casarse. Este se muestra totalmente contrario a unirse con una mujer que no conoce, está enamorado de otra que no está destinada para él. Significativa es la presencia de esa esposa, apenas una niña que en su primera noche de boda, ante la presencia del esposo medio ebrio, empieza a desvestirse, cuando éste le grita que no la desea, que no la quiere. Los padres de ambos se reúnen ante ese rechazo, la esposa está aún intacta y por tanto se devolverá la dote, a la que se la añadirá otro tanto y podrá volver a casarse, pero las normas son rígidas y estrictas, sobre todo para las mujeres. El padre de la esposa rechaza el trato, abandona a su hija. Unos días después esta se ofrece en sacrificio, colgándose de un árbol. 

Al rito del entierro asisten familia y criados con todos los elementos, vestuario, gestos sagrados, todo tipo de detalles elegantes, arcaicos, la barca portará el féretro junto al padre y el esposo, en cambio percibimos la ausencia de padre o familia de la difunta esposa. Mientras avanzan por el río la naturaleza nos envuelve, la barca va penetrando en una cueva marina tachonada de exuberantes piedras, en lo alto del cielo vuelan majestuosos los buitres.

May da a luz a una niña hermosa, pero hambrienta, sus pechos están vacíos. Una de las hijas de la segunda esposa, pronto casadera sacrifica también su hermosa melena azabache, lanzando sus cabellos al río en un acto de rebelión.

La belleza se cuela por esa aparente armonía y por sus más profundas grietas. Mayfair su directora en su ópera prima nos ofrece el esplendor y la decadencia de esa nobleza que aún persiste a finales del siglo XIX en un lugar indefinido de Vietnam, y aprovecha para ofrecernos un poema visual doloroso y exquisitamente hermoso, con sus planos de tersos rostros y de otros arrugados, pero también dotados de hermosura, sus toques delicados, su sensualidad especialmente femenina, el sacrificio que el poder patriarcal exige tanto a mujeres como a criados, el simbolismo de sucesos e imágenes, la conjunción entre actuaciones humanas y naturaleza, un festín para los sentidos.




GOYA GUTIÉRREZ (Cabolafuente – Zaragoza – 1954). Reside en Castelldefels (Barcelona). Es poeta y escritora. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Central UB. Ha sido profesora de instituto impartiendo la asignatura de Lengua y Literatura castellanas. Es coeditora y directora de la revista literaria Alga www.castelldefels.org/alga.(Castelldefels, 2003). Es miembro de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña). Ha publicado las plaquettes Regresar, Bauma Cuadernos de poesía (Barcelona,1995) y Desde la oscuridad/From the darkness Carmina in minima re (Barcelona, 2014), y los poemarios De mares y espumas, La mano en el cajón (Barcelona, 2001), La mirada y el viaje, Emboscall (Barcelona, 2004), El cantar de las amantes, Emboscall (Barcelona, 2006), Ánforas, Devenir (Madrid, 2009), Hacia lo abierto, edición de autora (Barcelona, 2011), Grietas de luz, Vaso Roto Ediciones (México-Madrid, 2015) y Y a pesar de la niebla In-Verso (Barcelona, 2018). La novela “Seres circulares”e-book, Amazon, 2019. Sus poemas, narraciones y comentarios críticos han sido publicados en revistas como Alga, Turia,, Cuadernos del Ateneo, Cuadernos del Matemático, El Periódico de Poesía, The Barcelona Review, Barcarola, Encuentros en Catay, Primera Plana o La Libélula Vaga, entre otras. Su obra poética ha sido incluida en una treintena de antologías impresas y en formato digital. Ha participado como invitada en diversos Festivales de Poesía nacionales e internacionales. Poemas suyos han sido traducidos al catalán, rumano, italiano e inglés.  Para más información ver: www.goya-gutierrez-lanero.com

Share this Post