Madera


Déjate secar al sol:

una muesca se agita
en conciencia de savia
una muesca se agita
en conciencia que sangra
nuestra nueva muesca muestra 
  se agita:


resbala hasta hilvanar la línea.


(de la serie Veladuras)





B

1. 

Mira en la fronda una fronda lejana y lo que ve se aleja en el tiempo.

2. 

Se desdobla, y se mira mirando, y todo se aleja.

3. 

El placer de un mirar que reintegra: es ella, es la fronda, la distancia que todo lo crea.

4. 

Y todo, visto así, la suspensión de lo que ve. 


Y

1. 

Hermanas del vacío y de la opacidad: la conjunción de sus destinos oculta el aire, y el trazo es tan solo una grieta.

2. 

Lo mismo antes que después, igual a izquierda y a derecha.

3. 

Se quiebra y subdivide: deshacerse como se nace.


(de Índice)



LOS ZAPATOS: 


(César Vallejo)
— «Un hueco es un lugar y un zapato un hueco donde caben multitud de direcciones. 
El camino que atestigües hoy lo desatestiguarás mañana. Y pese a todo, tu puntera será el hito que se oponga a tus talones. 
La boca misma es un zapato que se calza el vacío.» 


(de Fábula)


30.08.07


1.
Se esfuerza porque nada de lo escrito quede, porque pasen letras como el agua pasa sobre la piedra y pasan y pasan y pasa y moldea. No con cincel, no con lija, no con buril ni cepillo; agua con agua en la que la rama se lava y luego se arrastra hasta el agua, y luego se pudre y luego luego. 

2.
Sonidos y golpes, chasqueos, batacazos. 

Revienta o hace reventar, reinventa, se estrella contra la concreta sequedad. A simple vista es piedra, pero amotínase contra quien momifica, lame la cara falaz, su lengua armada ama hasta el derrame. 

Perforadora que deforesta, performática sin más, sinestésica, incapaz de paz.

3.
Abunda líquida, se restriega y aún así, no va a llegar y nunca llega. Allí va, una transformación tras otra, como la edad. 

Portead, teclead; carácter tras carácter y otra palabra va, afuera. Gotea, mea, chorrito de orina su verbo crea su arrollo, arrollo de letras sobre laderas, arrollo del yo que en nada da, arrullo del agua sobre las piedras.


Helicópteros rocían agua en el reactor 3 y camiones cisterna se preparan para inyectar agua en el 3 y el 4 

El Gobierno japonés ha decidido refrigerar por las bravas los reactores de Fukushima. Están perdiendo mucho agua. Las barras de combustible van a quedar al descubierto. Helicópteros rocían con agua de mar. El más peligroso contiene plutonio. Se trata de una auténtica lucha para evitar la fusión de los núcleos. Es demasiado dramático. No hay manera de contener el dramatismo apenas si es posible considerar la situación porque cómo se vive des- pués? Una muerte que recuerdan demasiadas cabezas (al menos dos por persona), demasiados tumores. Llamativos los nombres cada cual a su modo atractivo Fukushima y Chernobyl eso sí no sé dónde el golpe de voz. La radioactividad, Mazinger Z, luego escuché lo del lobby, Mazinger Z y la propulsión. No tenemos ni idea de la profundidad del charco o sí y solo la gente que, como yo, no se entera y el mundo es más sencillo (de destruir). Energía eléctrica. Culpa a tu batidora y a mi bombilla. Finalmente pequeños robots están asestando un golpe atómico (no hace falta dirty bomb) en Fukushima Nagasaki, Chernóbyl o Chernobil: su vileza su villanía. Aunque las radiaciones no han des- aparecido, la autoridad considera que hay que intervenir. Los helicópteros solo podrán acercarse 40 minutos para evitar la contaminación. Una pantalla protege al soldado (televisión). La autoridad asegura que la primera fase ha funcionado y el agua llegó a la vasija. Pero también las que aparecen rotas en enterramientos di- cen que alguien vivió allí, no que sigue allí alguien vivo. ¿Será semejante lo emocional? ¿Se podrá dejar también al descubierto el material radioactivo? ¿Vaciamiento de la piscina hasta que sea irreversible la fusión? ¿Será semejan- te al modo en que se toma la decisión? ¿Nos exponemos así a la radiacción letal? Fukushima, cherè no-vil, villa qué-herida. 


(de Dietario)


de: Benito del Pliego <benitodelpliego@gmail.com>
para: unpoemaesparasiempre@gmail.com
fecha: 2 de junio de 2015, 3:23
asunto: Oígo la voz del buho es mi her


oigo la voz del buho es mi her
mano el que me llama resue
na lejos desde el fondo de
la calle o quizás me ha vist
o entre olivares y me lla
ma yo me alegro y de inme
diato siento el peso de su au
sencia hace tantos años ya 
su compañía sin embar
go arropa mi conciencia a pe
sar de que no sé si me re
conocería hoy si me en
contrase por estas calles 
rodeadas de altos árboles 
de ríos en los que cantan 
una ranas que nunca atra
pé durante años soña
ba con amigos quizás des
de la gran mudanza en qué pen
saba yo cuando inicié esta 
forma de vivir la gran mu
danza dio un giro a mis certe
zas me hizo anhelar esa a
gitada vida que ocurrí
a allí como por desespe
ración como si no hubiese 
futuro y hubiese que fu
márselo todo a una carta a un
a noche a una sola vida 
pero también los sueños de 
Ramón los sueños en los que a
parecía en los que nos 
volvíamos a ver o ve
ía sus cosas sus mane
ras su actitud y allí no est
aba estaba el dolor de haber
le querido como un cacho
rro como los perros que él a
maba que él cuidaba y luego 
mamá dejó de mencionar 
el filo dejó de mencion
ar aquella soga al cuello 
que de repente se le enros
có como si fuera la bo
a que devorase una vi
da y era la boa del tiem
po como el chiste una boa 
una boa que vivan los 
novios pero que viban con
b de buitre Pedro Rojas 
sí ya sé yo tengo tantos 
hermanos esta calma sol
edad esta mirada so
bre lo que existe y la voz del 
buzo romanticismo es i
maginar que un día la oiré 
y será la suya y nos ir
emos al bar o nos dare
mos un abrazo un abrazo



(de la serie inédita unpoemaesparasiempre@gmail.com)





Benito del Pliego (Madrid, 1970) ha publicado los siguientes libros de poemas: Fisiones (1997), Alcance de la mano (1998), Merma (2009), Índice (2004 y 2011), Fábula (2012), Extracción (2013), Dietario (2015) y Posos de lectura (2019). En Nueva York se editó el poemario Fábula traducido al inglés y en Sao Paulo una sección en portugués de Índice. Entre 1993 y 1998 formó parte, en Madrid, del colectivo de obra gráfica y poesía «Delta 9». Ha colaborado en la creación de varios libros con el artista Pedro Núñez. También es autor de ensayos, ediciones y antologías como Extracomunitarios. Nueve poetas latinoamericanos en España (2013) o la reciente preparación del ensayo de Juan Larrea Luz iluminada (2019). Ha traducido—junto a Andrés Fisher— la poesía de Lew Welch, Philip Whalen, Michael McClure y Gertrude Stein.

Share this Post