EPIFONEMA

Mi sombra 
tiene el rostro invisible,
pero sigue siendo sombra que se queja;
exhibe 
una sutil exageración 
ante el canto lírico de los crisantemos.
La celeste geometría de la mariposa azul, 
se confunde 
con el inmenso color del silencio.
Allà por barrio viejo,
 dejè el desvelo de  mis temores
junto al falso dios y señor de los laberintos.
Reminiscencias infantiles 
gotean del vientre enorme de la memoria; 
caprichosas, obstinadas imágenes en blanco y negro.
A fuerza de esconderse, 
la angustia se hace sutil, transparente como una lágrima 
-quizás sea un signo de energía-. 
No soy egoísta,
despachada la suerte por el entorno
soy dueño de errores, 
también de la tristeza y de aquello que me hizo infeliz.
Los espejos…
fieles testigos silentes,
perduraran más allá de los antiguos olvidos.
Árboles transparentes en el invierno, 
tejen sus sueños
entre pájaros y el pasar de los dìas.
Insólita fusión 
de la simetría con la asimetría en el humano; 
lo arcaico con lo moderno, la ironía con el entusiasmo,
el beso misericordioso con el de rutina obediente.
El tiempo abruma,
lleva consigo 
la carga de los ayeres errantes, y un simple reloj de arena.
Olvidar purifica,
el recuerdo condena,
el mendrugo, sin pronunciar tu nombre, te menciona.
Forastero soy
bajo imprecisas imágenes,
otro lenguaje me brinda la dicha de sentirme triste.
Con pies desnudos,
recorro  
las huellas de ávidas soledades
Azar o destino,
el enigmático futuro 
pende de la envejecida cruz en la cansada historia. 
Con el brillo que destella la espalda de una estrella, 
se orienta mi verso 
al navegar por el océano de la poesía.
Hay una novela que, espera por su texto 
-asiduo a misa los domingos- y un poema tan añejo 
como la edad media que, nunca alcanzará el último verso.




                                                    – ¿Quién dice que el rio y las margaritas no platican entre sì? 
                                                        Solo aquel que desconoce el idioma de la naturaleza.


SOLILOQUIO 
Anoche espiaba los rumores de tu cuerpo…
no con la simple mirada de la costumbre
te percibía con un sentido adicional,
uno más que los otros tradicionales.
Tu imagen se descomponía
yo me salìa en pedazos de mì mismo
en fragmentos de fragmentos sin noción definida
para observarte desde afuera
rodeado de voces silenciosas como testigos.
¿Estarìa alucinándote?
                   Quizás
son cosas de sueños o de la poesía
donde
 se 
ejercita
 mi 
capacidad
 para 
la 
locura.



                                                   

                                                  << Muchos creen que tener talento es una suerte;
                                                          nadie que la suerte pueda ser cuestión de tener talento>>
                                                                                                                             Jacinto Benavente.


ETREUS  Y  TALENTO 
Etreus ronda a Talento
lame su cuerpo
a veces lo acorrala
pero siempre se le escapa.
Etreus  decepcionado
desviste su disfraz
para transformarse
en un prototipo de Suerte
con un nudo en la lengua
sombrero de copa y pies cruzados.
Talento noble estilista
sin prisa
encuentra su cause
como el rio lo hace con el mar.
Talento no necesita de Etreus
para caminar sobre las aguas.




SOMBRAS  PARLANTES  
Tantos rostros cautivos 
de frases
sin  expresar
sentimientos mustios
 acciones inertes.
Cada ser 
es un mapa en sí mismo 
cascada de sombras PARLANTES 
 esparcidas sobre el tejado del universo……………..
                                nimios regocijos que afloran como recompensa.
Mientras 
yo con rostro ajeno
 permanezco 
suspendido cabeza abajo de un invisible hilo sideral 
                                                 para disfrutar la ternura del libro 
y la eternidad de las aguas y los vientos.



(del poemario Soliloquios / 2018)




CUANDO  SE  ILUMUNAN  LAS  SOMBRAS  

                                  I
vestida 
de silencio
la
sombra parpadea
palidece
hace
ademanes
como si quisiera 
contarme algo 
en su propio idioma
me 
parece entonces
que
de sus labios tenues
se libera un hermoso ruiseñor.


                                      II


de
las sombras hermanas
prefiero 
la solitaria
esa 
que su semblante se ilumina cuando sonríe.




                                        III


ya
no me asusta
aquella
lámpara opaca y sucia
con  
el gesto envejecido
madre
de todas las 
sombras de mi infancia
hoy
se acercan 
sosegadas
y se acuestan a mis pies




                                           IV


escucho 
un suspiro 
quizás 
un leve gemido
es la sombra 
que anuncia su presencia
sombra 
colgada del péndulo 
de los espejos
que
al reencontrarse 
con la luz
gira el rostro desolada.


                                                    V


en hilera infinita
las sombras heridas de sol
se despojan 
de su ropaje oscuro
y escapan como simples mariposas…
el sol 
que se mira persistente
se convierte en errante sombra. 


                                                   VI
la sombra 
con traje de Eva
le posaba de mil maneras
el espejo
criatura apacible
la miraba con los ojos de Adán
mientras el mundo de los humanos
se despojaba de su velo y jadeaba  a la buena de Dios.




A LOS INOLVIDABLES

sobre un espejo
escribo mis versos
pende 
martillo en mano 
para darles forma
son 
las 3.16 y medio…
¡ hora de Bukowski !




                                                                        **
al sonido
del escopetazo
un remolino de imágenes
tomadas de las manos
deja de girar


ya nada le acontece
al americano
feneció
la competencia contra todos
y contra sì mismo


sin rubor
con la barba descolorida
y una sonrisa devuelta
su alma
junto a los gatos
comparecen
ante los antiguos dioses del Olimpo                                                                     


                                                                       **
 después
de recorrer
el Barrio Latino
y  saborear la bohemia parisina
acompañado de putas y licores
visité
el campo 
santo de Montparnasse
allì 
deposité
una rosa azul
junto a las 42 flores del mal 


                                                                    **
como 
trino de ruiseñor
guardo
en el regazo de mi mente
aquel decir de la  “poeta maldita” 
<< sè, de una manera visionaria, que moriré de poesía>>
                                                         
                                                                   **                  
 entre la ira y la fe
los demonios de Dostoyevski
se disputan el derecho a dejar sus huellas
sobre el blanco papel


demonios que se ven
por vez primera
los unos a los otros
y se sorprenden de ser tantos


 ritual noctámbulo  
donde la voz del pájaro cantor
o el grito de las fieras
se deshacen por prevalecer 


cuántas cosas se piensan
mientras la bendita mano obediente
delinea un poema
y el ángel salvador agoniza


solo se perdona 
la peregrina palabra con alma
sonido que va desnudo
puro como la inocencia infantil.                                                                                                                     


                                                              **
una minúscula letra
y  el universo se desdobla  ante mì
aprecio 
múltiples alegorías 
en la sombra gemela de los espejos…
efluvios hipnóticos
 lenguas  narcotizadas
 poemas y antipoemas
portátiles vocablos
sueños con el ceño fruncido
molinos de viento humanizados
versos sencillos que arropan
una traviesa nìnfula Lolita
los hexágonos del invidente
 el agua mansa de la fuente y la orquesta de los pájaros
incluso
aquel amor turbulento de Oliveira y la Maga
reverentes desvaríos 
auxiliados por la mágica retórica de otros tiempos
en tanto un profeta
sentado sobre el borde del mundo 
observa apacible
la lucha entre  seudodioses y envidioses literarios
al decir de Nicanor.





                                                          – El santo tiene su pasado y el pecador su futuro.


REBAÑO DE SILENCIOS
La palabra 
crucificada en la garganta,
 muestra  manos y pies 
con los clavos del silencio.
Sé de caminos 
por donde transita la pena 
lleva su cabello plateado
y el cuerpo demasiado espinoso.
 Es increíble 
palpar la costumbre 
y ver como sus gotas de desengaño 
se deslizan entre mis dedos.
A un lado
dejo las viejas palabras reprimidas 
colmadas de miedos 
que por no expresarse perdieron su color. 
Palabras sobre palabras
¿de qué sirven torres de palabras? 
su altura  y magnitud 
no permiten alcanzar el cielo.
Prefiero
pastorear rebaño de silencios 
mezclados con verdades tan antiguas
como los panes y los peces en valle de pasos perdidos.  




PESADILLA
soy admirador
de los signos breves
señal que se hace palabra


los dados 
dan vueltas y vueltas 
se resisten a enseñar sus caras 


la casualidad 
es sinónimo de pesadilla
la escasa suerte tiene autonomìa


prevalecen simples conjeturas
el que predica tiene su pasado
un transgresor su futuro
y el acusado la sombra de la inocencia


disparo…
pero tengo presente
que es pecado matar a un ruiseñor


al igual 
que el creador
no me aficiono al juego de los dados.


                                              << La mitad del mundo tiene algo que decir; pero no puede;      
                                                    la otra  mitad no tiene nada que decir; pero no calla.>>
                                                                                                                              Robert Frost.





REMEMBRANZAS  Y  UN  TRÈBOL
entreorgasmos insustanciales 
y desvaríos cotidianos 
se debate este mundo insomne


la  muerte
fantasma sincronizador 
festeja aciertos con la anuencia
de lápidas blancas y girasoles resecos


en manos trémulas
sostiene dìas intemporales
remembranzas y un trébol color azul violeta


la marca del siete
agoniza en su frente
los otros números se ríen de ella


la memoria 
ya es sombra
el tiempo 
estrena ojos vendados y alas cortas


la arrugada voz
del viejo campanario 
anuncia  que
dios es lo general y el diablo los detalles. 




NARCISSUS
sentado
en tibia silla de hojarasca
a orilla del estanque cristalino
disfruta el efebo 
las caricias de su taimada perfección
tan solo 
fuego fatuo de la autocomplacencia 
rehén 
ensimismado
feliz al tiempo que triste
un eco
con atuendo de doncella 
se le avecina 
sin encontrar recepción
la muerte
vulgar y desnuda 
descifra 
el epigrama de un espejo callado
que no volverá a reflejarlo.



(Poemas inéditos seleccionados por el autor de un libro en preparación).


La palabra 
crucificada en la garganta,
 muestra  manos y pies 
con los clavos del silencio.
Sé de caminos 
por donde transita la pena 
lleva su cabello plateado
y el cuerpo demasiado espinoso.
 Es increíble 
palpar la costumbre 
y ver como sus gotas de desengaño 
se deslizan entre mis dedos.
A un lado
dejo las viejas palabras reprimidas 
colmadas de miedos 
que por no expresarse perdieron su color. 
Palabras sobre palabras
¿de qué sirven torres de palabras? 
su altura  y magnitud 
no permiten alcanzar el cielo.
Prefiero
pastorear rebaño de silencios 
mezclados con verdades tan antiguas
como los panes y los peces en valle de pasos perdidos.  




PESADILLA
soy admirador
de los signos breves
señal que se hace palabra


los dados 
dan vueltas y vueltas 
se resisten a enseñar sus caras 


la casualidad 
es sinónimo de pesadilla
la escasa suerte tiene autonomìa


prevalecen simples conjeturas
el que predica tiene su pasado
un transgresor su futuro
y el acusado la sombra de la inocencia


disparo…
pero tengo presente
que es pecado matar a un ruiseñor


al igual 
que el creador
no me aficiono al juego de los dados.


                                              << La mitad del mundo tiene algo que decir; pero no puede;      
                                                    la otra  mitad no tiene nada que decir; pero no calla.>>
                                                                                                                              Robert Frost.





REMEMBRANZAS  Y  UN  TRÈBOL
entreorgasmos insustanciales 
y desvaríos cotidianos 
se debate este mundo insomne


la  muerte
fantasma sincronizador 
festeja aciertos con la anuencia
de lápidas blancas y girasoles resecos


en manos trémulas
sostiene dìas intemporales
remembranzas y un trébol color azul violeta


la marca del siete
agoniza en su frente
los otros números se ríen de ella


la memoria 
ya es sombra
el tiempo 
estrena ojos vendados y alas cortas


la arrugada voz
del viejo campanario 
anuncia  que
dios es lo general y el diablo los detalles. 




NARCISSUS
sentado
en tibia silla de hojarasca
a orilla del estanque cristalino
disfruta el efebo 
las caricias de su taimada perfección
tan solo 
fuego fatuo de la autocomplacencia 
rehén 
ensimismado
feliz al tiempo que triste
un eco
con atuendo de doncella 
se le avecina 
sin encontrar recepción
la muerte
vulgar y desnuda 
descifra 
el epigrama de un espejo callado
que no volverá a reflejarlo.



(Poemas inéditos seleccionados por el autor de un libro en preparación).






Rolando Lorie. Nacido en La Habana, Cuba. Es psicólogo, ha publicado artículos científicos relacionados con la profesión en revistas especializadas. Radicado en Miami, Florida desde 1994, es autor de varios libros de narrativa y poesía. Su obra ha sido reconocida y premiada en diferentes concursos literarios y publicada en antologías. Ha recibido el reconocimiento del Centro Cultural de la UNESCO de Puerto Rico (2015) y la Distinción Pluma de Plata de la Editorial Publicaciones Entre Líneas (2017).

Share this Post