Monthly Archives: febrero 2019

Paulo Rodrigues Ferreira: Mi tío era un romántico

(Traducción al español de Luis Marcelino Gómez) Mi tío era un bisonte que, a pesar del trabajo en la construcción, sacaba tiempo para levantar pesas en el gimnasio y golpear porteros de discoteca. Siempre que me encontraba leyendo me amenazaba, te daré

Read More

Olalla Castro Hernández: tan fuera de todos sus lenguajes

El tictac de las agujas Irrumpimos en la sala repleta de bombines sin ocultar el cabello  debajo de las cofias. No había moños,  horquillas, recogidos. El uniforme impoluto. Las bandejas de plata, relucientes. Los ojos apuntando a las baldosas. Nada distinto, excepto

Read More

Jorge Luis Arcos: Machado desde la poesía insular

Una de las primeras imágenes de Antonio Machado en Cuba y en otros países hispanoamericanos –incluida España- fue sin duda la imagen ya mítica, como la de un raro más, que Rubén Darío ofreció del poeta en El Canto Errante (1907): “Misterioso

Read More

Miguel Veyrat: mitad sueño y medio espejo el aguijón

NOSTOS ¡AH, SI FUERAS tú posible todavía! Si pudieras pronunciar de nuevo tu palabra en un momento sin tiempo y hacer como aquél día primero, que todo fuera posible: Como regresar cantando a casa. Yo inventaría entonces para ti un alfabeto nuevo,

Read More

Teresa Dovalpage: El día que volví a ayer

Casi todas mis compañeras de la secundaria se enamoraban platónicamente de actores de cine, deportistas y cantantes famosos. En Cuba se decía “meterse con ellos” aunque, en principio al menos, no se metiera ni se sacara nada material. Entre las estrellas que

Read More

Roberto Echavarren: cantaba a voz en grito el viento

Centralasia (Fragmento) El frío brutal me despertó. Abstraído por la magia de aquel juego me había olvidado de mí mismo, incapaz de juzgar si estaba soñando o no. Una luz lejana resplandeció en medio de su rostro, un resplandor diminuto prendió en

Read More

Aleyda Quevedo Rojas: mar para morder el tiempo

CANTO ORGÁNICO Abiertos Amorosos  Cuerpos Caléndulas de dos tonos Tendidos sobre una cama  dentro de una ciudad de nueve millones de habitantes Podría ser Bogotá o Lima Creo que Bogotá por la crueldad que ofrece Tus manos grandes masajeando mi cabello Y

Read More