por Alaïa Melgar

Irrumpes fulgurante en la escena poética con dos poemas continuos publicados en el curso de dos años. Voces significativas del ámbito poético escriben prólogos asombrados ante cada una de tus publicaciones, destacando la iluminada e iluminante profundidad de tu poesía.

Momentos que sin duda, están precedido por otros anteriores que dicen de la escritora…

¿De dónde surge tu decisión de escribir poesía?

Sí, no he de hacer mucho esfuerzo de memoria para decirte de dónde surge mi decisión de escribir poesía. Era algo que me negaba hacer porque entiendo que la buena Poesía es muy exigente pero un día tuve un…puedo llamarlo flechazo interno, se me encendió una lamparita de alarma que me avisó de que no puedo negarme a escribir poesía; que es un compromiso en mi vida y que es irresponsable por mi parte renunciar a ello. Y fue en ese momento que me comprometí y desde entonces.

¿Qué conmueves en ti para llegar a la palabra poética?

Primero está la inquietud, el imposible, ese desasosiego, el pisar una zona de no confort. Cuando me encuentro ante esa situación de imposibilidad que no me da tranquilidad, es buena señal…porque es en ese radical imposible que, en el punto máximo de aparente negación, emerge el poema. Es casi algo tectónico, volcánico…

¿En qué lugar o lugares de tu vida escribes?

Entiendo que tu pregunta va más allá de si lo hago en cafés o en casa…pero sí, también en cafés y en casa…El lugar es el que funda un poema. Ese desasosiego del que hablaba antes tiene que ver con eso de encontrar el lugar. Cuando encuentro el lugar es que lo que era imposible se concreta en la palabra. Y ese lugar encontrado en mí es la convergencia de todo en una escena; toda mi vida converge en esa escena a través de alguien en mí que mira; una escena que se me muestra con tanta fuerza que hace surgir una primera palabra y de ahí…la totalidad.

¿Qué ha cambiado en ti desde que escribes Poesía?

Ha cambiado mi vida. Cuando escribo soy otra diferente de la que suelo ser; una desconocida que me resulta mejor que la que veo actuar en la conocida. Escribiendo me descubro dirigiendo mi vida y esto repercute en todo mi cotidiano, ampliando mi mundo y ampliándome a mí misma.

¿Qué sucede en ti para que nazca un poema?

Sucede primero que reconozco que hay algo que falta en mí y ahí sucede, me sucede el poema y yo en él. El poema es un no que en potencia pide ser sí. Cuando detecto qué no hay en mí, es cuando hago por que haya. Una especie de presión en torno a un agujero, en torno a algo que no quiere ser tocado, una pregunta… y al mismo tiempo el poema encarna esa pregunta.

¿En qué momento de tu escritura decides publicar?

Lo decido directamente cuando le escucho al Psicoanalista José Luis Parise interrogarme acerca de qué hacen mis escritos en un cajón. Eso me propulsó a escribir y publicar comprendiendo que publicar me exige hacer un camino apasionante y arriesgado donde es posible recibir del lector y con eso descubrirme y crecer, exponiéndome aunque algo en mí prefiere que me esconda. Eso en sí mismo es un reto que trae a mi vida riqueza porque me exige no renunciar al acto creador y que lo defienda ante el mundo y en esa defensa, aprendo a valorarme a mí misma.

Tu poesía es asombrosamente rica en metáforas de sorprendente belleza, ¿cuál es la raíz de este esplendor?

La raíz de esa riqueza la encuentro en lo oculto. Le he escuchado decir al psicoanalista que antes nombraba que lo reprimido emerge después, en el tiempo, con mucha más fuerza que si no hubiera sido reprimido. En mí eso que está oculto es lo que emerge expresándose en riqueza. Y del mismo tamaño de lo que está negado, reprimido, emerge en exhuberancia. Como decía antes, entrar a una escena que en mí no ha sido tocada, hace que lo que era un desierto emerja como un oasis, una selva…sin que desaparezca el desierto en ese oasis.

¿Hacia dónde vas con tu poesía?

Hacia dónde voy yo con mi poesía…

¿Qué abre Overbooking en el Paraíso en tu vida?

Entrar a lugares de mí, adentro y afuera, nuevos y ante los que anteriormente rehuía entrar.

Hay una evolución impactante en AGNI INGA GANI, hacia una nueva estructura Poética. ¿Qué desarrollo hay en ti que da lugar a esta evolución ?

El tiempo en mí y yo en el tiempo

¿Qué recibes de los lectores que se encuentran con tus poemas?

Cuando me dicen lo que encuentran en mi escritura atiendo porque siempre me aportan una visión que yo no abarcaba de mí y del poema. Cuando me preguntan por cuestiones lógicas en la estructura poética, me sitúan ante el reto de preguntarme a mí misma por el por qué y el para qué de ese texto. Me ayudan a medir qué proporción de no sabido hay en lo que hago y cuánto de sí sabido y que haya un equilibrio en la integración de ambas cuestiones.

A pocos días de la presentación en Sevilla de AGNI INGA GANI, me surge preguntarte si presentar un libro de poesía en que te expones visceralmente representa cierto desafío…

Sí. Es un paso difícil pero como todo lo difícil que se afronta trae una muy grata repercusión en la vida. Presentar un libro es una apertura, un acto de recepción más que de dar y eso es un terreno movedizo, un terreno inseguro y entrar en terreno inseguro sosteniendo tu creación suele dar frutos de riqueza.

¿Qué proyectos estás generando en la actualidad?

Estoy realizando junto a un ilustrador un libro para niños que está resultando muy divertido. Y en poesía, pues ahí continúo…También estoy participando en la escritura

de La Biografía del Mago JL, relatando escenas de vida de un Maestro vivo de quien aprendo, también a escribir.

Tu poesía hace que recuerde las palabras de José Ángel Valente: “tu propia creación es tu palabra: la que aún no dijiste: la que acaso no sabrías decir pues ella ha de decirte “

¿Hacia dónde vas, Josefina Aguilar, con tu palabra ?

Valente es Palabra mayor. Voy hacia mí misma…y ojalá no huya de la cita.



Josefina Aguilar (Almería, 1971). Poeta y profesora de fotografía. Licenciada en Comunicación por la Universidad de Sevilla y nacida en Almería. Actualmente imparte clases en Instituto de Secundaria de la Junta de Andalucía en los ciclos formativos de grado superior de Imagen y Sonido. Ha publicado en las revistas de poesía News Poetry Tinta China. Imparte a niños y jóvenes los talleres de escritura: Escribe Tu propio Mito  y Del SuperHéroe al Héroe. En julio de 2018 publicó en el sello editorial Ars Poetica su obra Agni Inga Gani y en 2016, con la Editorial Ultramarina


Alaïa Melgar: Es pintora a la acuarela y tintas aguadas. Tiene una trayectoria en el arte a través de la música, la danza, la pintura y la poesía.
Ha colaborado en libros con ilustraciones de autores como José Ángel Valente, Hölderlin y Novalis. El más reciente Claros del Bosque de María Zambrano.
Así mismo desempeña sus funciones como traductora del francés al español y escribe guiones y colaboraciones en cine de autor, como por ejemplo su más reciente contribución en la producción de la película 1784.

Share this Post