La colección José Kozer (JK) de literatura cubana

Por Manuel Alfredo Galguera

Coleccionar libros implica seleccionar un autor para investigar, buscar, localizar, adquirir, organizar, catalogar, almacenar y conservar sus obras y otros trabajos publicados por este, con las diferentes ediciones y sus fechas correspondientes. Con toda esa información, el coleccionista elabora una bibliografía del escritor. (1)

Mi primera colección de libros fue del escritor francés Alejandro Dumas. Demoré varios años en completarla, pues al principio no sabía que Dumas había escrito tantas novelas, cuentos, obras de teatro y hasta libros sobre viajes. Todos los detalles de esa colección y de otras que existen en el mundo sobre Dumas fue publicado en un libro bibliográfico que escribí en 2016 (2). Continué mi trabajo bibliófilo con todas las obras en español del francés Pierre Loti, marino y cronista de todos sus viajes, transformados en novelas interesantes. Seguí con los libros en español del austriaco Stefan Zweig y sus excelentes biografías noveladas. Y, más recientemente, con las traducciones al castellano de Alice Munro, Premio Nobel de Literatura.

Estas colecciones son el resultado de la lectura de obras con las que he disfrutado. Cada libro pasa por un proceso de relectura y catalogación y por una investigación exhaustiva sobre la vida y obra del escritor De esa manera coleccionar no se limita a acaparar libros, sino a leerlos, lo que estrecha el criterio de selección solo a autores de nuestra preferencia.

En diciembre de 2013 visité en Barcelona la Biblioteca Cubana de Barbarito, una extensa colección de libros de autores cubanos. Reúne tantos títulos que pudiera ser la colección privada más completa de literatura cubana en el mundo. Barbarito recibe cada año ediciones publicadas en Cuba y por toda la diáspora cubana, que ya es más amplia que los escritores reconocidos que quedan dentro de la isla. En ese viaje comencé mi Biblioteca Cubana, con autores conocidos a quienes siempre he seguido enmis lecturas y con los que mantengo una relación de amistad desde hace mucho tiempo. Los incluyo (en orden alfabético): Ana Cabrera Vivanco, Antonio Alvarez Gil, Arístides Vega Chapú, Belkis Cuza Malé (con sus impresionantes pinturas de flores en las dedicatorias), Lidia Meriño, Maira Landa, y Sergio García Zamora, poeta muy prometedor de la literatura cubana actual.

Pero el autor más interesante de mi colección y, sin dudas el más prolífico de la literatura cubana, es José Kozer. Su obra consta hasta la fecha de 13,256 poemas (cifra que aumenta cada día, pues Kozer escribe al menos uno diario) escritos a mano en más de 120 cuadernos, los que luego revisa, mecanografía y organiza en carpetas (3). Además, tiene 98 libros publicados, 27 plaquettes, 7 libros con traducciones de otros autores, y los manuscritos de sus diarios personales, que comenzó a escribir en 1964 en Nueva York con 24 años de edad (4), que ocupan más de 60 cuadernos, y de los que hasta ahora solo se ha publicado un volumen bajo el nombre de Una huella destartalada (Aldus Editores, México, 2003).

Al sumar todo lo que ha escrito y conservado meticulosamente en el patrimonio particular de su hogar en Hallandale Beach (Florida), puede decirse sin ninguna duda que Kozer es uno de los escritores, si no el más extenso de la lengua española. Para completar mi colección he contado con su valiosa ayuda, enriquecida con anécdotas sobre muchos de sus libros, algunos ya inexistentes en el mercado librero. La “Colección JK”, como he denominado la que presento en este artículo, es la conclusión de años de amistad con este escritor, uno de los mejores representantes de la literatura cubana de todos los tiempos.

Comienzo con sus libros publicados, que suman 98 y de los que solo mencionaré unos ejemplos, pues al final los interesados podrán encontrar un enlace a su bibliografía: Su primer libro fue Padres y otras profesiones (Editorial Villa Miseria, Nueva York, 1972). Luego casi cada año ha publicado nuevos títulos, entre lo que se destacan Este judío de números y letras (Editorial católica, Tenerife, 1975) Premio Tovar de Poesía 1974; Y así tomaron posesión en la ciudades; Jarrón de las abreviaturas; Bajo este cien; La garza sin sombras; Carece de causa; De donde oscilan los seres en sus proporciones; El Carillón de los muertos. Todos estos títulos contaron con dos ediciones en distintas editoriales de varios países y en diferentes años de publicación.

Su primer libro publicado en Cuba fue Réplicas (Ediciones Vigía, Matanzas, 1997). Es uno de los libros más valiosos de la “Colección JK”, porque es una edición con selección y prólogo de Víctor Fowler que solo cuenta con 200 ejemplares numerados y elaborados a mano por la Editorial Vigía. El diseño y los dibujos fueron realizados por el artista Rolando Estévez.

Otro ejemplar muy valioso es Ocambo (Editorial Animita Cartonera, Santiago de Chile, 2007), también manufacturado y pintado a mano por jóvenes de un proyecto social, cultural y artístico que buscaba intervenir de manera creativa en la sociedad.

El libro Partículas en expansión (Santiago de Chile, 2014) es una antología publicada con motivo del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, que le fuera otorgado en 2014 por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. El prólogo de Arturo Fontaine Talavera recoge también las palabras del poeta en la ceremonia de premiación.

La primera publicación en otro idioma fue un plaquette titulado The ark upon the number (Cross-Cultural Communications, Merrick, New York, 1982), con una segunda edición en 1989, ambas en dos versiones: en tapa blanda y tapa dura. En la contraportada hay una foto a página completa de Kozer en su juventud. Luego vinieron otros libros traducidos a distintos idiomas. Al portugués Ibis amarelo sobre fundo negro (Travessa dos Editores, Curitiba, Brasil, 2006); al inglés Stet (Junction Press, New York, 2006); al alemán en Trazas (Spuren) (Teamart Verlag, Zurich, 2007); y al ruso en Anima (Editorial Kayala, Kiev, 2018). Además de otros libros también traducidos en esos mismos idiomas.

Nulla dies sine linea (No dejar pasar un día sin escribir una línea) es su libro más voluminoso, con 1,000 páginas, publicado en 2016 por la Editorial Lumme de Sao Paulo, Brasil. Además de fotos, entrevistas y reseñas de libros, incluye poemas inéditos y un CD con una recopilación de todos sus poemas publicados desde 1966 hasta enero de 2015.

Su libro más corto es también uno de los más originales en la edición: Un caso llamado FK, de la Editorial Strumento, Miami, tiene solo 29 páginas en una tirada de 250 ejemplares encuadernados y numerados a mano con un epílogo de Antonio José Ponte e ilustraciones de Salvador González.

El mejor cotizado en mi “Colección JK” es la segunda edición de Jarrón de las abreviaturas (Ediciones Catalejo, Miami, 2003). Está formada por veinticinco carpetas de 13” x 17”, cada una con veintiocho textos de José Kozer y un grabado del artista plástico cubano Baruj Salinas. El grabado es un aguafuerte sobre plancha de zinc, estampado en papel tipo BFK Rives de 250 gr. Se compone de una prueba numerada y firmada por el artista del 1/25 al 25/25, además de cinco carpetas adicionales numeradas como PA (Prueba de autor) 1/5 al 5/5, que la editorial entregó a Baruj y otras cinco como HC 1/5 al 5/5, que recibió el poeta. El ejemplar de mi colección tiene la numeración HC 1/5. De este libro solo encontré uno en la Killam Library de la Universidad de Laredo, otro en la Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami y dos en la colección personal del poeta y del pintor. Sería interesante conocer dónde se encuentra el resto de los ejemplares de esta preciosa edición de lujo.

La “Colección JK” cuenta también con una carpeta con entrevistas al poeta, realizadas por distintos medios de comunicación y otra con artículos y reseñas escritos sobre su trayectoria y obra literaria. También hay tres libros críticos sobre su obra: La poesía de José Kozer: De la recta a las cajas chinas, de la profesora Aida L. Heredia, de la Universidad de Howard, (Editorial Verbum, Madrid, 1994); La voracidad grafómana, una selección de artículos, reseñas y testimonios sobre José Kozer, editado por Jacobo Sefami, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (Colección Paideia, México, 2002); y El mundo es un hilo de nombres, ensayo sobre su poesía, escrito por Denise León, Doctora en Letras de la Universidad de Tucumán, Argentina (Ediciones Unión, La Habana, 2013).

Otros siete libros son de autores de la literatura universal que fueron traducidos, del inglés al castellano, por José Kozer: Mon (La puerta), del escritor japonés Natsume Soseki (Miraguano Ediciones, Madrid, 1991), la primera obra de ese autor que fuera traducida al español; libros de los japoneses Saigyo, Ryunosuke Akutagawa y Saito Mokichi; del especialista en literatura japonesa Lafcadio Hearn su famoso Kokoro, ecos y nociones de la vida interior japonesa; y del estadounidense Nathaniel Hawthorne, su clásico Leyendas del bosque frondoso. En este grupo, su libro más reciente es Quince cuentos de Ryunosuke Akutagawa (Rialta Ediciones, Querétano, México, 2019), con un prólogo muy literario y completo escrito por Kozer que, como decía Virginia Ramírez en un artículo sobre este libro, facilita la lectura y comprensión a los lectores que se enfrentan a este autor por primera vez (5).

Para aumentar el valor y el atractivo de esta colección, he procurado que la mayoría de los libros estén autografiados por el autor. Muchos, además de estar “firmados” (que en la terminología de los libreros significa que el autor sólo ha escrito su firma en la primera página), están también “inscritos”, lo que significa que el autor ha escrito una pequeña dedicatoria adicional a su firma y están “dedicados”, porque está personalizado para quien lo adquiere. Los textos autógrafos confieren un valor espiritual adicional a la colección, porque expresan pensamientos personales del autor hacia los que coleccionamos su obra. Esas dedicatorias, algunas de ellas verdaderos poemas en su forma y contenido, honran nuestra amistad y son un premio valioso al esfuerzo del coleccionista.

Como colofón, la “Colección JK” incluye varios poemas “manuscritos” de Kozer. La primera versión del poema está escrita a mano, luego corregida de su puño y letra, con la versión final mecanografiada. Uno de esos manuscritos corresponde a su poema Pero yo vuelvo a la carga invisible de los versos, escrito el 7 de septiembre de 1973, que formó parte de sus poemas premiados en 1974 con el Premio de Poesía Julio Tovar, de Santa Cruz de Tenerife.

En una revisión sobre las colecciones de libros de José Kozer que existen en los catálogos de distintas bibliotecas, me ha llamado la atención que, a pesar de la importancia de su obra para la literatura hispana, las principales universidades y bibliotecas públicas tienen un número de libros muy inferior al total de sus libros publicados. Por citar unos ejemplos: Princeton University Library (54), Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami (42), New York Public Library (36), University of Florida Library (31), Florida Internacional University Library (29), Biblioteca Nacional de España (23), Emory University (22), Duke University Libraries (18), British Library de Londres (18), Florida Atlantic University Library (15), Biblioteca Nacional de Cuba, La Habana (14), Queen’s College Library, donde Kozer impartióclases de literatura de 1965 a 1977 (11), y en distintas bibliotecas de Miami Dade Public Library, área donde vive el autor (3).

La única excepción es Texas A & M Internacional University,en Laredo, que tiene una sección llamada “The Kozer Collection” en el área de colecciones especiales de Killam Library. Allí se encuentran todos sus libros publicados y más de otros 900 escritos por casi 200 poetas y escritores de Latinoamérica, España y Estados Unidos que formaban parte de la biblioteca personal del poeta cubano. Esa importante colección atrae cada año a estudiosos y lectores interesados en la literatura hispana contemporánea.

Luego de la colección personal del autor (su patrimonio literario) y la “Kozer Collection” de la Killam Library de Laredo, mi “Colección JK” es la tercera más importante sobre la obra publicada por este laureado escritor cubano.

Bibliografía

1.- Guía básica para el coleccionista de libros. Iberlibros.com

2.- Manuel Galguera. Alejandro Dumas. Sus colecciones bibliográficas. Publicaciones Entre Líneas, Miami, 2016.

3.- José Kozer. Comunicación personal. 16 de febrero, 2020.

4.- José Kozer. Prólogo a Una huella destartalada. Diarios. Editorial Aldus, México, 2003.

5.- Virginia Ramírez Abreu. José Kozer. De la Habana a Kioto. Las permutaciones de un judío. Publicado en “La Libélula Vaga”, Febrero, 2020.




Manuel Alfredo Galguera. Escritor cubano. Es doctor en medicina, coleccionista y estudioso de la obra de Alejandro Dumas. Ha publicado varios reseñas de los libros del escritor francés y es coautor del libro Alejandro Dumas: vida y obra, primera revisión bibliográfica en español de todas las obras publicadas por Dumas (Editorial Balam, México, 2009). Reside en Miami, Florida.

JOSÉ KOZER. (La Habana, Cuba, 1940). Es hijo de padres judíos, emigrados a Cuba, el padre de Polonia, la madre de Checoslovaquia. Vive en USA desde 1960. Enseñó español y literatura en lengua castellana en Queens College, CUNY, de 1965 a 1997. Reside en Hallandale, Florida. Su obra ha sido traducida parcialmente a diversos idiomas, con libros en ediciones bilingües al inglés, portugués y ruso: ha sido publicado en numerosas revistas y periódicos, a la vez que ha sido estudiado en diversas tesinas y tesis doctorales. Entre sus últimos libros se encuentran Bajo este cien (dos ediciones, en México y Barcelona), Carece de causa (dos ediciones, Buenos Aires), Ánima (México), No buscan reflejarse (La Habana), Farándula (México), Tokonoma (Madrid), Índole (Matanzas, Cuba), De rerum natura (Sao Paulo, Brasil) y dos libros en prosa, Mezcla para dos tiempos y Una huella destartalada (México, Editorial Aldus). Visor editores de Madrid publicó una amplia antología de su obra titulada Y del esparto la invariabilidad; Monte Ávila Editores de Caracas publicó otra antología, Trasvasando. Es autor de 96 libros de poesía. Ánima ha sido publicado en Inglaterra en edición bilingüe (español/inglés) que tradujo el poeta australiano Peter Boyle, quien tradujo asimismo su libro TOKONOMA publicado en español en Amargord de Madrid, y que apareció en Shearsman en edición bilingüe y en una segunda edición sólo en traducción al inglés. Recibió el Premio de Poesía Pablo Neruda del 2013. Fondo de Cultura Económica publicó una retrospectiva de su obra titulada ACTA EST FABULA a finales del 2013, y Lumme editorial (Sao Paulo) publicó su poesía casi completa en 2017 bajo el título de NULLA DIES SINE LINEA. Es MONTGOMERY FELLOW desde el 2017.

Share this Post